La Sagrada Familia

Posted on Actualizado enn

Puede ser una de las intrigas bíblicas más difíciles de digerir y el comentario final de este artículo es un verdadero desafío a la tradiciónHermanos de Jesús.

Por años la vida de la familia de Jesús ha sido un tema que me ha inquietado. Desde el momento en que leí pasajes bíblicos donde se habla de los hermanos y hermanas de Jesús e incluso se dan sus nombres, me he preguntado por qué poco y nada sabemos de ellos, a pesar de que se cree que los autores de las epístolas de Santiago y Judas son sus hermanos.

Creo que por un tema de tradición y porque el personaje principal del Nuevo Testamento es Jesús, su familia directa ha sido injustamente opacada, siendo que el aporte que hicieron a la naciente iglesia cristiana puede que sea de una magnitud similar a la de los 12 discípulos. No es menor el hecho de que cuando Pablo y Pedro eran los paladines del evangelismo y defensores por excelencia de la doctrina, sea Jacobo (o Santiago) el hermano de Jesús, quien tiene la última palabra en su calidad de lider de este nuevo movimiento religioso (Hechos 15).

Pero veamos algunas cosas excepcionales de “La Sagrada Familia”.

1.- Embarazo y reacción de José: hay consenso en que María debió haber tenido no más de 18 años cuando quedó embarazada, cosa que sucedió antes de casarse con José.

Esto no deja de ser interesante porque se ve una aparente “divina contradicción” entre lo que Dios pide y hace. Veamos.

El hecho de embarazarse antes de casarse en los tiempos de Jesús equivalía a un destino incluso fatal, por un lado el compromiso se quebraría por adulterio o fornicación y de esa manera María y su hijo acarrearían un estigma social toda su vida y por otro lado si los dirigentes y José querían, María podría ser apedreada hasta morir de acuerdo a Deut. 22: 23, 24.

Entre estas dos opciones estaba José y mientras toma la firme decisión de acabar con el compromiso, Dios le plantea una tercera alternativa: Cásate con ella. El resto de la historia la conocemos.

La Biblia da muy pocos detalles sobre José, pero es uno de los pocos hombres de los cuales se dice que “era justo” (Mat. 1:19).

¿Y la aparente “divina contradicción”? Vaya sí que es un problema: mientras Dios pide castidad hasta el matrimonio, embaraza a una muchacha soltera. En la encarnación de Dios, la única manera de que no haya dudas de que se trataba de una concepción sin participación ni intervención del hombre, era que una virgen concibiera milagrosamente. Obviamente ese embarazo se trató de un evento divino que escapa a la lógica y hasta hoy no podemos explicarlo totalmente, es un misterio. Dios tiene sus métodos que pueden ser poco ortodoxos y vaya que sorprenden.

2.- Desaparición de José: la última referencia a él se encuentra en el viaje a Jerusalén a los 12 años de Jesús. Después de eso hay silencio sepulcral sobre su paradero. Pero la Biblia tampoco habla sobre la vida de Jesús después de ese evento y vuelve a  aparecer más de 20 años después en el Jordán.

Este silencio permite pensar que José pudo haber vivido varios años después de ese viaje y por qué no hasta poco antes del inicio del ministerio de Jesús. Pero independiente de la fecha,  su muerte debe haber sido un golpe muy duro para Jesús porque José fue el hombre que lo protegió de la muerte, lo cuidó en un país extranjero, lo crió, lo alimentó, le enseñó un oficio…a José, Jesús le decía papá.

3.-El viaje a Belén:  poco después de formada la nueva familia, debido al censo se tienen que trasladar desde Nazaret hasta Belén. Todas las pinturas y representaciones de este viaje nos muestran a una mujer en la etapa final de su embarazo caminando o montada en un animal junto a su marido. Pero en esas representaciones falta gente.

Mateo 13:55, 56 dice que Jacobo, José, Simón, Judas y algunas mujeres eran los otros miembros de la familia donde Jesús nació. De acuerdo a la tradición que dicho sea de paso es la postura aceptada por el Biblical Research Institute de la IASD y que se ha presentado en programas de la TV Adventista y en sites de pastores denominacionales, todas estas personas nombradas por Mateo  eran hijos de José y anteriores al matrimonio con María, entonces podemos concluir que existían antes de Jesús, vivían bajo el mismo techo con María por tanto tuvieron que viajar con José y María hasta Belén.

Ahora cambia completamente la imagen de ese viaje, ya no son 2 viajeros solitarios sino que por lo menos se trata de 8 personas y un bebé por nacer.

4.- El nacimiento y Egipto: la Biblia dice que en Belén no había lugar para recibir a la familia y ahora tiene más sentido esa situación si vemos a 8 personas buscando alojamiento (considerando que todos los hermanos de Jesús son solo hijos de José).

Ya comentamos en otro artículo sobre algunos paradigmas en el nacimiento de Jesús, entonces ya podemos hablar de una familia de 9 personas, La Sagrada Familia, compuesta por: José y María, los hijos Jacobo, José, Simón y Judas, por lo menos 2 hijas y el bebé Jesús, que en algún momento y por consejo divino huyen hacia Egipto.

5.- Los Hijos de María: la pregunta que inquieta es si Jesús tuvo hermanos de padre y madre. Como dijimos antes, la tradición dice que no con argumentos que en algún momento parecieron sólidos. La Iglesia Católica promueve la permanente virginidad de María, cosa que claramente la Biblia no apoya, pero la Biblia tampoco dice en forma tajante que haya tenido más hijos.

En algún momento los argumentos parecían sólidos, pero recientes investigaciones están dando la posibilidad cierta de que Jesús tuviera hermanos menores. Hay varios argumentos para eso, uno de los más contundentes y sencillo es que era posible que una mujer tuviera incluso 7 hijos pero en esa época solo el 50% de ellos llegaría a los 18 años. Cuando Jesús visita Nazaret según el relato de Mateo 13:55, 56 los lugareños hablan de todos sus hermanos que a esa altura ya eran adultos y es muy poco probable que hayan sido hijos de una sola mujer.

A modo de conclusión:

Es gratificante ver a Jesús en medio de una familia numerosa en vez del tradicional trío conocido como “La Sagrada Familia”. Independiente de quienes hayan sido los padres de sus hermanos, al crear esta imagen familiar concuerdo con comentarios de que Jesús se vuelve más humano y más cercano todavía. El versículo  de Juan 1:14 donde dice que “el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”  adquiere más riqueza y profundidad.

El vivió en toda la expresión el concepto de familia y se regocijó con la que tenía. No hay motivos para pensar en un Jesús aburrido, solitario, leyendo y memorizando textos, sino todo lo contrario, podemos imaginar a uno jugando y corriendo detrás de todos sus  hermanos o al revés, arrancando alegremente de ellos por las colinas de Nazaret. Podemos perfectamente pensar que en esta Sagrada Familia el niño Jesús era feliz y que “se fortalecía y crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres” (Luc.2:40, 52).

El desafío: En el programa de navidad de este año o en la casa, cuando construyan el pesebre además de José, María, los animales y la estrella ¿pondremos junto a Jesús a sus hermanos/as mayores?

Cuando Jesús descienda de las nubes a buscar a los salvos, uno de los momentos más emocionantes será el encuentro entre él y su familia terrenal…La Sagrada Familia.

2 comentarios sobre “La Sagrada Familia

    Moises escribió:
    23/07/2014 en 5:55 pm

    Excelente articulo, lleno de contenido, felicitaciones.

    Cristian escribió:
    27/07/2014 en 10:29 pm

    Otra situación similar, ver menos gente de la que realmente pudo haber estado presente, se da cuando Jesús se dirige hacia Jerusalén y decide pasar a visitar a Marta y María.
    Diferentes versiones de la Biblia tanto en inglés como en español dicen que Jesús no andaba solo, sino con sus discípulos.
    Por eso podemos imaginar a Marta abriendo la puerta de su casa y lo que ve es a Jesús y un contingente de por lo menos 12 hombres a los cuales ella decide atender de la mejor manera posible. Por eso se esmera y al ver a su hermana que no le ayuda y le deja todo el trabajo, la reprocha. Pero Jesús le deja claro que María había hecho la mejor decisión. Lucas 10:38-42.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s