Cambia, Todo Cambia

Posted on Actualizado enn

Israel fue el pueblo elegido por Dios para ser su testigo, el custodio de su  palabra y una luz para las naciones vecinas.changes

El método que Dios estaba utilizando con el pueblo era el de evangelización centrípeta, es decir, que atrae. Las demás naciones escucharían sobre la prosperidad del pueblo y se preguntarían qué era lo que los hacía tan prósperos, entonces vendrían al territorio israelita a investigar qué sucedía y terminarían conociendo, aprendiendo y muchos aceptando al Dios de Israel, el causante de todas estas bendiciones.

Pasado el tiempo, el pueblo entró en una época de apostasía, sin embargo, Dios quería darles una nueva oportunidad para renovar el compromiso contraído años antes en el Monte Sinaí, con el mismo concepto de habitación que en el pacto original que decía: “que me hagan un  santuario y yo habitaré en medio de ellos”, y siglos después vuelve a decir:  “haré con ellos un pacto de paz; será un pacto eterno con ellos. Los multiplicaré y pondré mi santuario entre ellos para siempre. Mi tabernáculo estará junto a ellos; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Y cuando  mi santuario esté en medio de ellos para siempre, sabrán las naciones que yo, Jehová, santifico a Israel.” (Éxodo 25:8; Ezequiel 37:26-28RVA).

Sin embargo, el pueblo eligió otra alternativa. Luego, Dios cambió.

Ya no habría más una nación elegida, sino que ahora habría un pueblo formado por diferentes razas, naciones y lenguas el que sería identificado por Dios como Santo. Con declaraciones de Jesús en Mateo 21:43, de Pablo en Romanos 11:5 y de Pedro en 1Pedro 2:9 confirmamos este cambio.

Además, Dios no sólo cambió de pueblo, sino que también de estrategia evangelizadora. Antes, Israel recibiría a las naciones vecinas, en cambio ahora, el nuevo Israel tendría que salir a anunciar las verdades a las naciones vecinas y hasta lo último de la tierra.

Hoy hablamos de una evangelización centrífuga, que se expande y que está presente en los cuatro evangelios; Mateo 28:19, 20; Marcos 16:15; Lucas 24: 47, 48; Juan 20:21.

Veamos el siguiente cuadro:

Antes

Después

Una única nación elegida Pueblo formado por diferentes naciones
Las naciones vendrán Salir a las naciones
Evangelización centrípeta Evangelización Centrífuga

Dios se refiere a ambos pueblos de la misma manera, Éxodo 19:6 cf. 1Pedro 2:9:

NACION SANTA

Entonces desde el Siglo I en adelante hablamos del Israel Espiritual, del cual decimos ser parte.

Dios cambió la estrategia porque la parte humana falló, pero si ponemos atención, el Israel literal debía predicar el evangelio o como dijimos en el artículo anterior las buenas buenas nuevas a sus vecinos, y hoy acaso ¿no debemos hacer lo mismo?. La forma ha cambiado no porque Dios lo hubiese planeado así desde el principio, pero dada las circunstancias era la mejor alternativa.

(Hasta aquí fue tomado del artículo: ¿Diferente = Equivocado?)

Dios borró del mapa apocalíptico al Israel literal. No más, nunca más. Out.

Dios levantó otro pueblo el que en sus orígenes se hicieron llamar El Camino porque seguían las enseñanzas de uno que dijo ser “el camino, la verdad y la vida”

Este grupo se enfrentó al imperio más poderoso sobre la tierra, Roma y desafió los cultos paganos más poderosos del planeta. Desde el momento en que el Emperador era considerado un dios entre los hombres, El Camino que más tarde fueron conocidos como Cristianos, sufrió las más horribles persecuciones.

Ellos adoraban a un tal Jesucristo que decían era Dios y no solo eso, además esperaban su inminente regreso triunfante como Rey. Por tal motivo eran enemigos del Imperio y había que aniquilarlos, o en palabras textuales durante el gobierno del Emperador Trajano, había que “raerlos de la tierra”.

En ese ambiente, el cristianismo floreció por toda Europa, sus miembros luchaban por su vida y al mismo tiempo predicaban el evangelio con su ejemplo y si era necesario, con sus palabras.

La próxima vez que visites Roma y camines por el Foro Romano contemplando los templos donde se adoraban emperadores y otras divinidades, piensa que por esas mismas calles caminaron los cristianos predicando a Jesucristo y vencieron. Y cuando cruces la calle hacia el Coliseo, recuerda que muchos cristianos pagaron un precio el cual debemos honrar.

Sin embargo, su Rey, no vino.

Pero al mismo tiempo el cristianismo se ha convertido en una fuerza imposible de detener. Sin ánimo de parecer fiscalizador de las decisiones divinas, podemos decir que fue buena la decisión de Dios de cambiar la estrategia y es su invitación permanente a que seamos parte de esta iglesia militante la cual pronto se convertirá en la iglesia triunfante.

Y bueno ¿qué pasa con la IASD? es más o menos la pregunta que quedó planteada en el artículo anterior y agreguemos otras: ¿Es heredera de El Camino? ¿Se parece más al Israel literal, al Espiritual…o a ambos?

Continuará…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s