Sembramos Como Nunca – Parte II

Posted on Actualizado enn

Nota Editorial: El siguiente artículo que se entrega en dos partes, previa autorización del autor, fue tomado del documento de igual nombre publicado en Chile en abril de 2010. Si bien ya tiene casi un año de antiguedad y está circunscrito a la realidad de una Asociación y Unión específica, los conceptos en él vertidos creemos traspasan las fronteras territoriales, son vigentes y pueden ser un aporte en la búsqueda de un mejor funcionamiento de las congregaciones y dirigentes, en la obra evangelizadora.                                                                                                                                                                      Logos Magazine, marzo 2011.

Luego

Los resultados muestran que la estrategia y métodos utilizados o no son los adecuados o no están siendo bien utilizados y por ende, el crecimiento de Iglesia, está estancado.

Por más que se inyectó dinero, seguimos igual. Por más que se han llenado de actividades las iglesias, seguimos igual. Por más que se equiparon a las iglesias con todo tipo de tecnología y literatura, seguimos igual. Por más que se hayan realizados cientos de seminarios y capacitaciones para miembros de iglesia, seguimos igual. A pesar de todas las reuniones de planificación estratégica de la AMCH que se hicieron con la presencia de altos dirigentes, seguimos igual. Por más que como alumno obediente la Asociación haya hecho todo lo que la Unión Chilena y la Divsión Sudamericana le indicaron…seguimos igual.

Luego, sembramos como nunca, cosechamos lo de siempre.

Tan sencillo como F5

Cuando leo las noticias online en la Internet y luego de algunos minutos quiero verificar si se han producido nuevos acontecimientos, solo aprieto la tecla F5 y la pantalla se actualiza entregándome lo último en informaciones.

Debemos hacer lo mismo. Apretar la tecla F5 para actualizar las estrategias, métodos y procedimientos de evangelización. La actual tendencia de trabajo no se mejora con un cambio de administradores o dirigentes más jóvenes, no se trata de un cambio generacional, sino de mentalidad, es por eso que:

1.- Hoy por hoy, como son los laicos quienes manejan mejor que cualquier teólogo los procesos de planificación y control de gestión, hay que integrarlos a comisiones de planificación con capacidad resolutiva, para apoyar y enriquecer la tarea pastoral local y del campo. Incluso, contratarlos para desarrollar esas tareas en forma permanente.

2.- Por su parte, la iglesia local tiene que dejar de ser un observador pasivo y pasar a ser el actor principal en la evangelización, provocando una revolución en el estilo de evangelizar. Esto será difícil porque se enfrentará a la tradición, el temor y a líderes sin visión, pero los grandes cambios mundiales se gestaron desde las bases que forman las comunidades, ya que por voluntad propia, el poder es muy difícil que se reinvente desde el poder.

Así se produjeron cambios significativos celebrados por los cristianos adventistas como por ejemplo la Reforma Protestante y en la Iglesia Adventista podemos citar la elección de mujeres para el cargo de Anciano. La iglesia mundial tuvo que acceder a una demanda de las congregaciones locales quienes identificaron una necesidad de la feligresía no cubierta y se llegó a la conclusión de que la mujer era la indicada para suplirla. Los estudios, publicaciones y testimonios muestran que fue una decisión acertada.

3.- Por supuesto, esto tiene que ir acompañado de un cambio profundo en el estilo administrativo que se practica hoy, el que desde mi perspectiva poco a poco se asemeja al de una institución jerárquica. Esto tiene que empezar desde la UCH ya que por efecto de derrame, ella se transforma en ejemplo para los campos que la componen. Así se volvería a los niveles históricos de confianza entre laicos y administradores, que eran mejores a los actuales.

Esto no se producirá a menos que la iglesia local comience a provocarlos, ya que el pastor local no lo hará debido a su situación laboral.

4.- Finalmente, hay que revisar las metodologías de trabajo y dejar de ahogar a las congregaciones con una gran cantidad de actividades. Por eso, en vez de seguir corriendo 4 carreras de 1 año, es mejor prepararse para una maratón de 4 años. Esto implicará hacer una planificación tal que la iglesia de la Región Metropolitana sepa ya qué es lo que tendría que alcanzar al final del 2013, así se facilita la planificación de corto plazo y de esta forma se obliga a trabajar con 3 conceptos: Visión, Misión y Estrategia.

¿En cuánto tiempo habrá resultados? No antes de 12 meses. Resultados significativos y permanentes, alrededor del mes 18. En otras palabras, es un trabajo a mediano/largo plazo, porque no hay que olvidar que la maratón es de 4 años. Luego, el nuevo horizonte de tiempo se expande permitiendo hacer las correcciones apropiadas en el momento oportuno, potenciar los aciertos y crear un modelo exitoso que perdure mucho más allá de 4 años.

Érase una vez

Saúl y David. Saúl fue elegido por Dios, fue ungido por el Espíritu Santo e investido a través del profeta Samuel como Rey de Israel. David, por su parte, fue elegido por Dios, fue ungido por el Espíritu Santo e investido a través del profeta Samuel como Rey de Israel. Con Saúl se lograron conquistas extraordinarias que tenían la bendición divina, pero Dios estimó que David sería quien seguiría el nuevo proceso de conquista y consolidación del reino. David estaba casado con una hija de Saúl y la historia se complica cuando encontramos a ambos reinando al mismo tiempo sobre Israel, y si queremos complicar más todavía el escenario, David reconoce a Saúl como su señor y rey, a pesar de que él ya había sido elegido por Dios como nuevo Rey de Israel.

Angustiante situación, pero aún así los israelitas se vieron obligados a decidir por uno u otro. Uno representaba el pasado glorioso, el otro, el futuro inspirador.

La pregunta es ¿a quién seguirás? porque hoy el escenario es el mismo.

Existe una forma antigua de trabajar y de evangelizar que fue bendecida y dirigida por Dios, de eso no hay dudas ya que trajo muchos frutos y victorias. Sin embargo, hoy hay nuevas metodologías de trabajo que serán bendecidas y traerán muchos frutos y grandes victorias al pueblo de Dios. Al hombre del siglo XXI no se le puede hablar con el lenguaje del siglo XX.

Para no volver a experimentar el hecho de que sembramos como nunca pero cosechamos lo de siempre, es necesario hacer modificaciones profundas desde ahora. Una oportunidad para generar cambios provechosos para el avance de la obra en la AMCH se perdió al no ser un punto en la agenda del pasado congreso de campo, pero no hay que esperar hasta el siguiente congreso para revisar este tema, hay que hacerlo hoy. Pero eso no sucederá por arte de magia, se necesitan hombres y mujeres visionarias y atrevidas para provocar los cambios necesarios para una nueva evangelización.

Saúl o David…esa es la cuestión.

 

por Cristian Jiménez C.

3 comentarios sobre “Sembramos Como Nunca – Parte II

    Cristian escribió:
    05/03/2011 en 8:29 pm

    El valor que le doy a este artículo es que con la misma vara con que se mide al Pastor local, se está midiendo la gestión de un campo, a través de 10 años. Es cosa de recordar los boletines que se hacían llegar a las congregaciones a comienzo de año, en los cuales se publicaban las trágicas tablas con la cantidad de bautismos a lograr por cada pastor en el año anterior, lo que habían logrado y el % que correspondía.

    Pienso que el enfoque evangelista utilizado es más doctrinal que relacional, por eso se privilegia la búsqueda de resultados cortoplacistas. Las administraciones están caSadas con los números y no se dan cuenta de que después los números los caZan a ellos. Hay que cambiar el enfoque.

    Durante el 2010 la AMCH logró subir la cantidad de ingreso de miembros, pero la tendencia numérica se mantiene. La barrera psicológica de 2.500 no se ha alcanzado. Sería bueno saber cuántas personas de ese grupo llegaron producto de los 200mil libros misioneros que se rapartieron en el campo. Aún sin conocer ese dato es fácil darse cuenta de que la inversión es demasiada alta y los resultados no son los esperados, o como dice el título “Sembramos como nunca, cosechamos lo de siempre”. Para este año se habla de repartir cerca de 300mil libros.

    Alguien dirá que la salvación no tiene precio, pero ese argumento no pasa de ser una frase bonita. Claro que tiene un componente económico sino ¿para qué se nos amonesta a ofrendar? ¿Para qué existe un presupuesto de Evangelismo? porque hay un valor monetario en esta práctica, o acaso ¿la iglesia local no hace un presupuesto para las campañas evangelísticas?

    Observando el gráfico publicado en la Parte-I se ve disposición a invertir en evangelismo y se nota que hay recursos disponibles, pero los métodos, claramente no son los adecuados.

    Por otro lado, estos resultados también arrastran el crecimiento nacional, pues así nunca se llegará a la ganancia de las 20mil almas por año que busca la actual adm. de la UCH, no hemos pasado de 9mil y queda poco más de 2 años para lograrlo.

    Creo que el llamado es a contextualizar la metodología sin tranzar principios ni valores cristianos adventistas.

      Observador escribió:
      05/03/2011 en 10:34 pm

      Si la política sigue siendo “los jefes son para pensar, los demás para ejecutar”, difícilmente cambiarán las cosas.

        Cristian escribió:
        23/03/2011 en 7:40 pm

        Tienes razón, por eso hay que seguir haciendo propuestas y mostrar resultados en el trabajo de las iglesias locales.

        Creo que la tradición del trabajo religioso (el Pr. lo sabe y puede todo), el miedo a cambiar, más la carga cultural latina capataz-trabajador que traspasa transversalmente las comunidades, nos está llevando a desaprovechar oportunidades.

        Así como dice el documento que no se le puede hablar al hombre del siglo XXI como si estuviera en el XX, lo mismo pasa con la forma de administrar.

        Es todo un desafío,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s