¿Y Cómo es El?

Posted on Actualizado enn

El profesor de religión dio la tarea de traer dibujado en el cuaderno la forma e implementos del Santuario Terrenal que bajo las órdenes de Moisés se había construido en el desierto. Así fue como a la clase siguiente se revisó la tarea y todos los alumnos tenían más o menos los mismos dibujos y colores. La lección había sido aprendida y el profesor se dio por satisfecho.

Luego pasó a otro tema, el Santuario Celestial. Hizo un paralelismo con el terrenal y lo esquematizó. Ahí vino el descalabro para un alumno, ya que al momento de tener que dibujarlo vio que era exactamente igual al terrenal. En efecto, todos los utensilios eran iguales, la distribución y supuestamente las medidas, también. Entonces, pensó él, para qué gastar tiempo, presento los dibujos ya hechos pinto los bordes con color amarillo para dar una apariencia de oro y asunto resuelto. Una solución poco orthodoxa pero solución al fin y al cabo. Y aprobó.

En un artículo anterior se comentó sobre el cisma que se produjo en la Facultad de Teología de Chile en 1992 y algunas de sus consecuencias. En esa ocasión, dos fueron los temas que produjeron conflicto, uno era Ellen G. White, el otro tema era sobre el Santuario Celestial y cómo lo explicaban los Adventistas.

Sin lugar a dudas, la creencia en la existencia del Santuario Celestial es una característica distintiva y por años exclusiva de la IASD  además de ser parte importante de las creencias fundamentales. Hoy cada vez son más las confesiones religiosas que hablan de su existencia y es que La Biblia es muy clara en este tema, el Santuario Celestial es una realidad innegable, el autor de Hebreos lo demuestra claramente. En él, Jesucristo está oficiando hoy como Sumosacerdote e intercediendo por sus hijos.

El Santuario Celestial existe, siempre ha existido y es difícil que deje de existir porque allí está el trono de Dios, desde donde Él gobierna no solo al planeta Tierra, sino a todo el Universo conocido y desconocido por nosotros.

Existe, pero…¿por qué tiene que haber un pero? Porque decir que es igual al que construyó Moisés en el desierto y demostrarlo, es imposible. Luego la pregunta cae de cajón:

¿Y cómo es el…el Santuario Celestial?

De partida no es como lo hemos aprendido o enseñado. El paralelismo que se utiliza para describirlo no resiste mayor análisis ya que partimos de la base de que lo mismo que hay en la tierra tiene que haber en el cielo ¿verdad? bueno, sigamos con ese razonamiento y si en el Terrenal hay una Mesa de Panes, en el Celestial también hay una; como en el Terrenal había un Candelabro, en el Celestial también. Y así podemos seguir con cada implemento, pero lector, si  el Terrenal tenía muebles de madera de cedro, en el cielo tiene que haber una barraca donde se construyan muebles de cedro, si el Santuario Terrenal tenía cortinas de pelos de cabra, en el cielo tiene que haber también cortinas de pelos de cabra. ¿Amén? Y ese era un tema sin resolver para aquel muchacho de secundaria mientras hacía los dibujos, ¿de dónde salió el pelo de cabra celestial?.

Roy Adams en su libro “El Santuario” incluso nos lleva al extremo de comparar todo, y ese todo incluye sangre en el terrenal con sangre en el celestial. Y no deja de tener razón si nos declaramos literalistas.

Entonces ¿Estamos de acuerdo en comparar todo o hay algún ente que no conozcamos el cual definió cuáles implementos tienen una correlación literal y cuáles no?

Con estas comparaciones podemos seguir el resto del artículo y cada vez nos vamos complicando más con las explicaciones.

Pero tendremos más problemas al intentar definir de dónde salió el modelo. Sabemos que el Santuario Terrenal no fue una invención de Moisés, a él se le mostró un modelo y tuvo que construirlo de acuerdo a eso.

El modelo que se le dio ¿correspondía al Santuario Celestial? A partir del relato ¿es posible responder que sí? Lo lamento pero la respuesta más probable es que no lo sea, ya que a través de la Biblia Dios entregó diferentes modelos para la construcción del Santuario Terrenal. Por ejemplo, David le entregó los planos del Templo a Salomón, describiéndole con exactitud las características según 1°Cró. 28. Al finalizar esta descripción leemos en el verso 19:

Todas estas cosas, dijo David, me fueron trazadas por la mano de Jehová, que me hizo entender todas las obras del diseño.

En otras palabras, el diseño y distribución era obra de Dios. Al igual que el diseño y distribución del Santuario que hizo Moisés.

¿El Santuario que levantó Moisés en el desierto, se parecía al que construyó Salomón en Jerusalén? Antes de responder, lea con detención la descripción de cada uno. Usted podrá decir que en su distribución son parecidos, pero R. Adams nos cuenta de descubrimientos arqueológicos de templos paganos anteriores al Santuario de Moisés los que tenían una distribución muy similar al Santuario, concluyendo que el diseño israelita no era exclusivo.

Por otro lado, como ambas edificaciones, la de Moisés y Salomón, fueron diseñadas por Dios: El Santuario Celestial ¿a cuál de las dos se parece?

Y si quiere complicar más el asunto, agreguemos a estas dos construcciones la visión del Templo que encontramos en Ezequiel 40 y 41. Ahora tenemos 3 templos para elegir.

Y así podríamos seguir encontrando más argumentos que nos impiden hacer una caracterización acabada del Santuario Celestial a partir de los modelos terrenales. Por los relatos bíblicos podemos describir casi a la perfección los templos de Salomón, Ezequiel y el de Moisés, pero pretender que a partir de ahí podamos hacer una descripción de lo que hay en el cielo, hay que tener mucha imaginación.

En el contexto del Santuario Celestial ¿cómo entender mejor lo qué pasó en 1844? Una de las preguntas conflictivas de 1992. Pues, Cristo inició su rol Sumosacerdotal, así de simple. Decir que pasó del lugar Santo al Santísimo es una forma didáctica para enseñar el inicio de una nueva tarea, porque lo más probable es que no exista esa división territorial en el cielo, pero recordando lo que sucedía en el Santuario Terrenal en el día de la expiación, podemos tener una idea más acabada de la obra que se realizó en el cielo.

En el cielo hay un Santuario, no sabemos si es redondo, piramidal, rectangular, de cuántas piezas interiores, cuántos pisos, qué elementos hay en él, etc. La verdad es que eso no tiene mayor relevancia.

Lo que realmente importa y reconforta es la seguridad de saber que allí está Cristo ministrando en favor nuestro.

Un comentario sobre “¿Y Cómo es El?

    Cristian escribió:
    24/12/2012 en 8:32 pm

    La doctrina adventista del santuario está enfocada al rol de Jesucristo en ese lugar. No hace teología de la forma o utensilios que hay allí. Eso es interesante porque nos muestra que para los fundadores de la iglesia lo más importante siempre fue el fondo y no la forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s