Judíos y Gentiles

Posted on Actualizado enn

Hay eventos extraordinarios en la vida de Jesús y su ministerio terrenal. Enseñanzas que nos muestran e incentivan a seguir sus indicaciones de ir hasta lo más recóndito de la tierra para pregonar su mensaje de salvación, ya que él quiere que nadie se pierda, sino que todos tengan la oportunidad del arrepentimiento.

Grande es el amor de Dios por sus hijos que no hace distinción entre judíos ni griegos. Ni libres ni esclavos. Ni blancos, amarillos, rojos o negros. Ni pobres ni ricos. Todos, absolutamente todos tenemos las mismas oportunidades para salvarnos, por tal motivo el mensaje tiene que ser predicado a todas las naciones, razas y pueblos.

Pero Jesús no sólo predicó a través de sus palabras, también por medio de su ejemplo como ya estudiamos en Lavaplatos y Lavapiés. Con esto en mente, repasemos una vez más los evangelios y encontraremos 3 eventos que sin lugar a dudas nos motivarán a revisar nuestro concepto de alcanzar a los no alcanzados.

Mapa de Galilea: haga click en la imagen para verlo en tamaño original

Marcos en el capítulo 5 sitúa a Jesús en Gadara. Este pueblo estaba al otro lado del Jordán, a orillas del Mar de Galilea, en tierra gentil con influencia y religiones de origen griego. Por tanto los judíos intentaban tener el menor contacto posible con los habitantes de ese lugar ya que los consideraban inmundos e indignos de las bendiciones de Dios. Pero ya sabemos, Jesús era diferente así que hizo oídos sordos a esos comentarios y allá lo tenemos.

Cuando llegó a ese lugar, se enfrentó a un endemoniado,* al cual milagrosamente sanó y permitió a los demonios entrar en unos cerdos que habían cerca, los que se despeñaron en el lago muriendo dos mil animales. Los lugareños expulsaron a Jesús de ahí porque los iba a destruir económicamente, además el cerdo era considerado en ciertas prácticas religiosas griegas un animal sagrado. Antíoco Epífanes IV tomó Jerusalén en el año 167AC. No sólo la invadió sino que profanó el templo sagrado realizando sacrificios de cerdos a sus dioses y a Zeus e imponiento esta práctica durante un tiempo.

Pero Jesús no hace las cosas por que sí. Con este acto estaba demostrando que él era poderoso por sobre todas las cosas y eso incluía la economía como a los dioses paganos que nada podían hacer frente a su poder. También estaba dando la oportunidad a los habitantes de ese lugar de poner toda su confianza en él, a partir de los eventos milagrosos que estaban observando.

Así, el hombre ya completamente sano quiso ser su discípulo y acompañarlo en su ministerio. Pero en la segunda intención recibió un no como respuesta y además un mandato muy concreto:

Anda a tu casa, a tu familia, y cuéntales todas las cosas que el Señor ha hecho por tí y cuán misericordioso ha sido. Marco 5:19

Después de estas palabras, Jesús subió a la barca y se fue con su gente.

Pasó algún tiempo y ahora tenemos a Jesús cerca de Capernaún, en Betsaida, territorio judío. Está frente a una gran multitud hablándoles durante varias horas, hasta que él decide que sería bueno alimentarlos. Marcos 6:44 dice que sólo los hombres eran 5mil sin contar a sus familias, así que el grupo era mucho más grande de lo que imaginamos. Juan, quien también cuenta esta historia, dice en el capítulo 6 de su evangelio que una vez que todos comieron y se saciaron, los discípulos recogieron los pedazos de pan que sobraron, llenando 12 canastas.

¡Tremendo milagro! Si el encuentro de Jesús con el gadareno y su sanidad fue extraordinario, ahora creo que más impresionados estamos con esta manifestación de amor y cuidado, donde a partir de unos panes y peces se alimentó a una gran multitud. El alimento salía y salía desde las manos de Jesús sin terminarse, a tal punto que inclusó sobró.

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Dios tenía especial cuidado por su pueblo, los judíos.

Después de este evento, Jesús sigue con sus viajes misioneros, hasta que lo encontramos en la región de Decápolis, en español Diez Ciudades y el libro de Marcos en el capítulo 8, cuenta que en este lugar Jesús realizó un milagro con las mismas características que el que analizamos antes.

Nuevamente tenemos una gran multitud, Mateo 15 donde se relata el mismo milagro dice que eran 4mil hombres más sus familias. Aquí Jesús los alimenta a partir de 7 panes y unos pocos peces. Y tal como la vez anterior, los discípulos recogen lo que sobró, llenando 7 canastos de pan.

Para los discípulos esto debe haber sido impactante y una lección que jamás nunca olvidarían: Dios no hace acepción de personas. Ellos fueron parte activa del mismo milagro, con las mismas características pero en grupos tan diferentes, sobre todo este último, al que consideraban inmundos, hasta ese día.

¿Por qué pensaban eso? Pues bien, como dijimos Decápolis, nombre griego para una región de 10 ciudades, estaba al otro lado del Jordán, a orillas del Mar de Galilea ¿Va identificando el lugar? Sí, en efecto, una de esas ciudades era Gadara, la misma donde Jesús sanó a un hombre y no le permitió que le acompañara en su ministerio, sino que le dijo que fuera a los suyos a contar su experiencia de sanidad.

Jesús había regresado y donde antes había sólo uno que estaba dispuesto a escucharlo y seguirlo, a través del testimonio personal de esa persona, ahora habían miles que le esperaban y necesitaban. Incluso podríamos decir que esos mismos que lo expulsaron del lugar en su viaje anterior, se estaban alimentando de ese pan sabroso, delicioso, calentito y crujiente que salía directamente de las manos de Dios.

Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que Dios tenía especial cuidado por su pueblo, los judíos…corrección, por todas sus criaturas, judíos y gentiles.

Así es Dios, ya lo dijimos, para él no hay judío ni griego. Él está pendiente de nuestras necesidades diarias, solo nos pide una cosa a cambio:

Anda a tu casa, a tu familia, y cuéntales todas las cosas que el Señor ha hecho por tí y cuán misericordioso ha sido.

_____

*El relato paralelo de este evento que está en Mateo 8 habla de 2 hombres. Hay varias explicaciones para esa situación, pero no es el tema de este artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s