Conviviendo con Paradigmas

Posted on Actualizado enn

 

Cuando se habla de Paradigma está implícita la idea de un patrón o modelo a través del cual una persona o grupo de personas entienden el mundo, como perciben la realidad y responden frente a ella.

Los paradigmas nacen a partir de creencias, experiencias y valores de los individuos o comunidad. Se asumen como verdades incuestionables aunque tengan una mezcla de verdad y ficción. Además son universalmente reconocidos y cuando ya no puede ser sustentado, dan origen a otros.

Hay muchos paradigmas, los 2 más renombrados son: la creencia de que La Tierra era plana, con sus viajes Colón demostró que era redonda. Otro paradigma decía que el Sol giraba entorno a La Tierra, pero un hábil y atrevido astrónomo descubrió que era todo lo contrario.

En el ambiente cristiano los podemos encontrar y unos de los más simpáticos están relacionados entre si: se cree que los Reyes Magos que visitaron a Jesús eran tres, se llamaban Melchor, Gaspar y Baltazar y uno de ellos era de raza negra, la Biblia habla de magos de oriente en plural pero no da cantidad, ni nombres, ni los describe. También se afirma que Jesús nació en un establo, lo más probable es que haya sido en una despensa/bodega donde se guardaban alimentos y cuando hacía demasiado frío se metían a los animales para que no murieran de frío. Jesús nació en otoño/invierno.

En la cultura adventista también podemos citar algunos, los cuales han ido cayendo de a poco, por ejemplo: las mujeres adventistas no pueden ser Ancianos de iglesia, hoy se recomienda su elección para esa responsabilidad.  Los adventistas no ven TV el día sábado, ahora se nos incentiva a sintonizar Hope Channel. Uno de los clásicos decía, los cristianos adventistas no pueden tener depresión, revise la lección de Esc. Sabática de esta semana.

Pero hay 2 paradigmas nuestros, adventistas, que siguen vigentes:

1.- La fecha de la muerte de Esteban: se enseña que el Diácono fue apedreado en el año34DC. ¿Cómo se llega a esa fecha? A partir de la profecía de las 70 semanas de Daniel 9 la cual estaba dirigida al pueblo judío como una última oportunidad para volverse de sus malos caminos y continuar siendo el Pueblo de Dios. En este contexto, la muerte de Esteban marcaría el fin de una era y el comienzo de la predicación a los gentiles.

Efectivamente el fin de la profecía llegó en el 34 y nada extraordinario pasó.

El asunto es que se ha conectado el año 34 con la muerte de Esteban. ¿Con qué argumentos? Imagino que con los argumentos de la fe, porque históricos no hay. Hasta hoy no hay ninguna referencia histórica seria que diga que Esteban murió ese año. Es más, perfectamente pudo haber muerto antes, durante o después de esa fecha. De ahí que se meterá en un lío monumental al afirmar que Esteban murió en el 34 como marcando el fin de la profecía de las 70 semanas.

Permítame decirle que cualquier historiador lo dejará en verguenza si hace una afirmación como esa y su rostro tomará el mismo color del sol que aparece en la bandera de Japón.

Es preferible decir: en el año 34 se terminó la profecía de las 70 semanas. Lo de Esteban, bueno, murió apedreado por ser fiel a Dios, se le conoce como el 1er mártir del cristianismo y su muerte pudo haber ocurrido alrededor del año 34.

Como el conocimiento va en aumento, si algún lector tiene información sobre nuevos descubrimientos, por favor coméntelos para actualizar lo que sabemos. Pero hasta ahora, la fecha de la muerte de Esteban es desconocida, no así el fin de las 70 semanas.

2.- La IASD es la Iglesia de Laodicea: esta creencia está en nuestras entrañas, tanto así que es una de las cosas que nos caracteriza de otras religiones.

El punto es el siguiente, las 7 Iglesias del Apocalipsis representan períodos de tiempo desde Juan el vidente hasta el final de la historia. Según la interpretación más aceptada por la IASD, la Iglesia de Laodicea tiene su inicio en 1844 pero no tiene fecha de término conocida. Como dato histórico, varios años después de 1844, la denominación religiosa conocida como IASD hizo su entrada como entidad organizada en el escenario religioso mundial.

Con el correr de los años, comentadores y estudiosos declararon que Laodicea eran los Adventistas y el eco de esa afirmación aún las podemos escuchar por diferentes latitudes del planeta.

Si esto fuera cierto ¿por qué los pioneros no eligieron el nombre Laodicea en vez de Adventista? El motivo es muy simple, lo que está describiendo esta iglesia no es a una denominación específica, sino que una situación de compromiso e identidad religiosa que abarca a todos los creyentes cristianos de ese período específico. Podemos inferir que durante ese tiempo habrá una apatía y relativismo en relación a la cosas sagradas, sumado a un estado anímico de egocentrismo y orgullo muy similar al que tuvo Nabucodonosor antes de tener locura temporal.

Pero lo que más llama la atención es ese salto en la interpretación. De ser considerado el último período de tiempo en la historia de la humanidad, olímpicamente y sin desviarse se pasa a una interpretación de ser una comunidad específica. Seguramente hay confusión de conceptos.

Por eso afirmamos en forma categórica que la IASD no es la Iglesia de Laodicea. Ni lo será.

Pero también afirmamos en forma categórica que la IASD tiene o puede tener elementos que caracterizaban a la Iglesia de Laodicea, de ahí el mensaje apocalíptico de buscar la solución exclusivamente en la persona de Jesús. Para ahondar en este punto, recomiendo leer el artículo Un Paseo Por Dióspolis publicado en la sección Reflexiones.

Pero algunas personas les gusta pertenecer a la Iglesia de Laodicea y a la Iglesia Adventista del 7mo Día al mismo tiempo. La verdad es que es mejor no tener doble militancia y poner atención a los consejos del Apocalipsis. Recuerda que el hombre que usa 2 relojes, nunca sabe que hora es.

2 comentarios sobre “Conviviendo con Paradigmas

    Cristian escribió:
    11/02/2011 en 5:44 pm

    He estado buscando citas de Ellen G. White que digan que la iglesia Adventista es Laodicea, pero nada. Lo que hay son amonestaciones y advertencias para no caer en las prácticas laodicenses y/o a salir de ese estado.

    Pero lo que más me llamó la atención es que las amonestaciones que ella hace, son más de caracter individual que colectiva, el mensaje es primeramente para cada miembro o creyente y que se expande hacia la comunidad de creyentes. Además de que no es exclusiva para los Adventistas sino que para todos los cristianos del último tiempo.

    Es interesante este tema porque hace dos sábados escuché un sermón donde se dijo que Laodicea éramos nosotros.

    Héctor Godoy escribió:
    23/08/2012 en 3:06 am

    Aunque no somos la iglesia Laodicea, lamentablemente hemos caído en el estado calamitoso de Laodicea. “EL MENSAJE a la iglesia de Laodicea es una denuncia sorprendente y se aplica al actual pueblo de Dios”.
    (Apoc. 3: 14-17.) (IJT 328); “La iglesia se encuentra en el estado laodicense. La presencia de Dios no está en su medio”.-1NL 99 (1898). “El mensaje de Laodicea se aplica a los hijos de Dios que profesan creer en la verdad presente. La mayoría de ellos son tibios y sólo profesan la verdad. Tienen el nombre de cristianos, pero nada de celo”. (IJT 478)
    Aunque fueron dadas en un contexto diferente, no deja de preocupar el hecho de que, muchas de estas características se siguen repitiendo; de allí, entonces, la tremenda necesidad de un Reavivamiento y una Reforma en nuestro medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s