Visión: El Futuro Deseado

Posted on Actualizado enn

En la década de los 60 se desató la guerra de las galaxias. Las 2 potencias mundiales de ese entonces, URSS y USA, creían que si llegaban a La Luna antes que el otro habrían dado el golpe mortal en esa lucha y Kenedy desafió a sus hombres y a la NASA a través de 2 discursos durante 1961 y ’62 a lograr ese objetivo antes de que terminara la década de 1960.

El hombre aterrizó en La Luna en 1969, antes que terminara esa década, seis años después de la muerte de JFK. Pero cuando se revisan los discursos del presidente sobre este tema, se advierte claramente que él soñaba con que USA fuese potencia mundial en la conquista del espacio, por tanto la llegada del hombre a La Luna era un paso más en su visión, no era la visión. 

Visión es un cuadro o imagen que hemos pintado acerca de nuestras expectativas futuras poniendo orden y dirección a nuestros deseos. Es ver el final desde el principio. Es ver más allá que la mayoría y la acción le pone sentido a esos pensamientos, [i]. Pat Williams[ii] complementa la idea diciendo que al tener definida la visión podemos trabajar hacia atrás, es decir, desde el final hacia el principio, lo que nos facilita la tarea, y cuando un líder puede ver lo invisible, sus seguidores entonces, harán lo imposible.

“Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena”[iii] escribió Salomón. Aunque él hablaba de visión como un medio de Dios para comunicarse con los hombres, hagamos el ejercicio de ponerlo en el mundo de las organizaciones. Sí, es verdad que lo sacamos del contexto, pero como vimos, la visión pone orden y dirección.

En el ambiente religioso, una gran cantidad de instituciones tienen una declaración de visión que los inspira y guía. Por ejemplo, es cosa de entrar a las oficinas de Asociaciones, Misiones, Publicadoras Adventistas, etc. para encontrarse con un cuadro donde está escrita la declaración de Visión que los inspira. La pregunta que se origina aquí es: si instituciones que están ligadas a la obra evangélica tienen una visión que las motiva, entonces ¿cuál es la visión de Dios que lo motiva a actuar?

Es su deseo irresistible de volver a reunirse con sus hijos por la eternidad. Esta idea la podemos encontrar en varios pasajes de la Biblia y Juan 14:1-3 lo expresa muy bien: “No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios; creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay. De otra manera, os lo hubiera dicho. Voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo esté, vosotros también estéis”.

Este plan de construcción no fue una idea que Jesús tuvo esa noche, él ya había declarado días antes: “Entonces el Rey dirá a los de su derecha: ¡Venid, benditos de mi Padre! Heredad el reino que ha sido preparado para vosotros desde la fundación del mundo” (Mat. 25:34).

Una vez que Jesús inició su ministerio terrenal, buscó a hombres y mujeres contagiándolos con su visión del Reino, logrando que ellos se convirtieran en extensiones de sus brazos para alcanzar a más personas y hacerla realidad.

Jesús no actuó solo. El grupo íntimo de Jesús era bastante particular, rudos pescadores y hasta un guerrillero habían allí, y quienes podrían ostentar un poco más de educación como Mateo y Judas, digamos que no tenían las manos muy limpias, pero para el visionario Jesús eran el “dream team”. El vio la potencialidad que había en esos hombres y se propuso sacarla a la superficie.

Luego, la visión tiene un poder transformador.

Ese deseo íntimo y profundo de Jesús de reunirnos otra vez con él es fascinante y todos pueden llegar a ser parte de el, por eso le dejó dicho a esos valientes pioneros del Siglo I: Recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros, y me seréis testigo en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra (Hec.1:8).

Pero también se encontró con un grupo que estaba anclado en el pasado nacional glorioso, los cuales intentaron impedir que se llevara adelante la obra de Dios. Estos hombres creían que volverían a ser la nación poderosa y respetada de oriente, y vivían mirando el futuro en el espejo retrovisor.

Sin importar el lugar en la escala jerárquica donde nos encontremos, siempre habrá un grupo del cual somos responsables y al que deseamos llevar a una situación mejor a la actual, pero tal como en la antiguedad, hoy a través de este caminar hacia el futuro deseado enfrentaremos obstáculos que podrían desviarnos del objetivo. Obstáculos como:

  1. La tradición
  2. El temor al ridículo
  3. Líderes sin una clara visión
  4. Pensamiento de corto plazo
  5. El conformismo
  6. El arriesgarse neciamente

Incluso podríamos encontrarnos en la misma condición que la del siervo de Eliseo cuando fueron sitiados por los sirios: vemos pero no vemos. No planificamos el futuro ni pensamos en él y Dios no necesita líderes reaccionarios, sino líderes que se anticipen, que sean visionarios.

Cuando al criado se le abrieron los ojos y vio que efectivamente eran más los que estaban con ellos que contra ellos, sintió tranquilidad, paz y seguridad. Lo mismo que Eliseo ya estaba experimentado desde hace mucho, pero mucho tiempo.

Si actuamos como Eliseo, mirando más allá del horizonte, veremos las magníficas oportunidades que tenemos por delante. Por eso, pidámosle a Dios que abra todos nuestros sentidos para soñar con grandes cosas que den orden y dirección a nuestro caminar y al de nuestra congregación.

Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena.


[i] HORMACHEA, David, conferencia “El Hombre Siervo”. David Hormachea es pastor, conferencista, escritor, consejero familiar y  fue presentador del ministerio “Insight for Living”  en la versión en español “Visión para Vivir”, además es fundador del ministerio “De Regreso al Hogar”.

[ii] WILLIAMS, Pat, La Paradoja del Poder, Editorial Peniel, Buenos Aires, 2006

[iii] Proverbios 29:18 pp (RVA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s